¿Tú decantas el vino?

Publicado el 19/08/2014

Decantar o no decantar. Hay diversas opiniones al respecto

Técnicamente decantar significa “separar un líquido del poso que contiene, vertiéndolo suavemente en otro recipiente”. Pero en palabras más simples, se trata de mover una bebida que ha estado quieta durante un tiempo, mediante el traspaso a un recipiente más amplio que le permita abrirse, como es un decantador.

Cuando un vino ha permanecido quieto por un largo tiempo es habitual hablar de que “estará cerrado” cuando se abra la botella, quiere decir que habrá que esperar un tiempo, cuestión de minutos,  para que el vino se oxigene y  despierten sus matices y así agilizar la evolución del mismo en el tiempo que se consume.

decantador-vino_vinsicoses

Habitualmente se decantan los vinos viejos que llevan mucho tiempo en botella, es probable que se formen posos. Gracias a la decantación podemos eliminar estos posibles posos o restos del corcho, también le proporcionamos mayor oxigenación, maduración, permite la floración de los aromas y toma la temperatura adecuada para su consumo.

Ante este planteamiento nos encontramos con dos posturas, aquellos que necesitan imperiosamente decantar un vino y quienes creen que solamente es necesario decantar cuando hay posos, ya que la decantación viene acompañada de la oxigenación y algunos vinos longevos pueden resultar perjudicados al contacto abrupto con el aire, perdiendo toda su estructura y propiedades adquiridas en botella.

Hay que decir que cuando un vino permanece mucho tiempo en el decantador se vuelve pobre, es decir, pierde su vitalidad y frescura, por eso se debe decantar en el momento de consumo.

La razón es que el proceso de decantación, si se hace correctamente, separa el vino de sus sedimentos, por lo que, si no queremos que los sedimentos nos lleguen al vaso, sí o sí tendremos que decantar el vino.
El Professeur Peynaud, padre de la elaboración del vino francés moderno, fue muy estricto sobre el tema -«Sólo las botellas que tienen un depósito de sedimentos deben decantarse, cualquiera que sea la naturaleza del depósito y independientemente de la edad de la botella».-

Filtrados o no, en muchos buenos vinos, especialmente tintos, existe un depósito natural de los taninos y pigmentos colorantes que se acumulan en el lado de la botella, si se almacena horizontalmente, o en el fondo, si se almacena en posición vertical. Algunos vinos blancos producen un depósito cristalino debido a la precipitación de los tartatos. Estos son candidatos para decantar.

Llegado este punto y si os animáis a buscar un decantador veréis que hay de muchos tipos, cada uno para un tipo de vino. Eso los dejamos pendiente para una futura publicación. Lo que nos gustaría saber es, ¿decantas el vino?


« Volver al Blog


Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *